COLIMA, Col., 9 de octubre de 2019.- En rueda de prensa, el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la capital colimense y el presidente del Patronato, Melchor Ursúa Quiroz e Ignacio Peralta Mejía, respectivamente, dieron a conocer que por falta de pago de los fondos de siniestralidad por parte de los ayuntamientos a partir de esta semana se cerrará la Estación Sur de Bomberos y se encuentra en análisis cerrar también la Estación ubicada en la exzona militar.

Ursúa Quiroz y Peralta Mejía dijeron que debido a la falta de recursos buscan alternativas de solución a corto plazo, ante la inminente falta de calidad en el servicio prestado, debido a que no cuentan con lo necesario para operar de manera óptima.

Melchor Ursúa, dijo que Bomberos Colima actualmente cuenta con tres estaciones: Central, Sur y Oriente, en donde participan alrededor de 180 voluntarios, quienes han prestado su servicio en un poco más de 100 mil acciones, destacando incendios de zacatales, fugas de gas, accidentes, incendio de vehículos y combate a enjambre de abejas.

Son 33 unidades vehiculares las existentes, pero únicamente operan once de ellas y no al cien por ciento, además de que se tiene que arreglar la escalera para rescates, así como recursos para uniformes, equipo, herramientas, entre otros.

Indicó que la decisión de cerrar la estación sur, es como estrategia inicial, para no verse en problemas financieros más graves en los próximos meses.

Peralta Mejía, señaló que el Cuerpo de Bomberos requiere alrededor de 2 millones de pesos anuales, es decir, 95 mil pesos mensuales, los cuales no llegan y con ello se tiene un fuerte déficit. Aunado a que actualmente se están teniendo gastos por el orden de los 120 mil pesos mensuales.

Reconoció que por parte del gobierno estatal se reciben 60 mil pesos mensuales, de la U de C 10 mil, y desde hace unos meses el Ayuntamiento de Colima entrega 25 mil pesos por mes, mientras que resto de los municipios no entregan nada, que es lo que ha estado faltando, principalmente, pues los gobiernos municipales han dejado de entregar lo requerido por el Fondo de Siniestralidad.

“Ahorita tenemos un egreso mayor del ingreso vamos al voladero, vamos a quebrar y en ese momento simplemente ya no vamos a poder pagar las cuentas y lo que vamos a hacer es prevenir para que antes de que suceda eso, en unos cinco meses, buscar soluciones”.

Finalmente, ambos coincidieron en señalar que no dejarán de prestar los servicios básicos.