Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Se impartió en Colima la conferencia Camino a la transformación social

Redacción / Quadratín Colima
 
| 18 de junio de 2018 | 10:30
 A-
 A+

COLIMA, Col., 18 de junio de 2018.- Como parte de las actividades de la Reunión semestral de la Red Nacional de Escuelas y Facultades de Filosofía, Letras y Humanidades, realizada en la U de C, se impartió la conferencia “Camino a la transformación social: inclusión de género en las Humanidades”, a cargo de la investigadora de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Adriana Fuentes Ponce.

Fuentes Ponce dijo que actualmente se tienen normas, normativas o leyes para la no discriminación, “y aunque se sabe que no podemos discriminar, que debería haber una vida libre de violencia hacia las mujeres, todos los días se publican notas sobre feminicidios, y lo que se dice en estos casos es que, bueno, ellas eran prostitutas, estaban en la periferia o eran migrantes, y así normalizamos esos casos”, menciona un comunicado.

Dio otro ejemplo del contraste con la normativa, al recordar que desde hace muchos años se estableció por ley no sustituir más el apellido materno de las mujeres, al momento de casarse, por el apellido paterno del marido. Pese a ello, dijo, muchas mujeres se siguen poniendo la preposición “de”.

Habló también de la interseccionalidad, que nombra la discriminación no sólo por ser mujer, sino también por ser negra, lesbiana y/o discapacitada.

Dio un repaso histórico en el que las mujeres, aunque apoyaban los movimiento de las sociedades en contra de la injusticia y la discriminación, no existían. Por eso comentó la importancia de la visibilización, de tener claro quiénes son y no a quiénes se les unirán o a quiénes no se puede discriminar porque ni siquiera existen; “cuando discriminan a alguien puede sentirse contento porque está siendo visible, pues algunos ni siquiera logran estar en el imaginario, ni siquiera logran ser discriminados, y eso pasaba con las mujeres, ni siquiera lograban ser discriminadas porque no eran humanas. Eso pasó también con las lesbianas y sigue pasando en muchas partes del mundo”.

Resumió que, actualmente, hay 3 grandes movimientos: el feminista, el lésbico homosexual y la vida independiente, referido este último a personas con discapacidad.

Por último, compartió que lo que no se ha podido mover en la sociedad es lo que se suponía más fácil de cambiar: “la mentalidad, las creencias, la forma como nos hemos ido subjetivando. ¿Por qué no se ha hecho? Porque resulta que incluso en las universidades, cuando se habla de inclusión de género se habla de números y se apegan a lo más fácil, a decir que tienen, por ejemplo, ocho maestros y ocho maestras”.

Se piensa, agregó, “que al buscar a un gay y a un discapacitado para que ocupen un puesto, ya se es incluyente, Creo que todas las cosas las podríamos ir revisando de manera distinta para estar convencidas, y no se puede estar convencida si no se entiende de lo que se está hablando, si no me doy cuenta que tengo una interdependencia con el otro, si no entiendo que el cambio que se ha propuesto desde hace más de 50 años nos incluye a todos”.