CIUDAD DE MÉXICO, 11 de febrero de 2020.- Proyectando que quien violenta a una mujer sepa lo que es no poder olvidar, quedar marcado, en la película Rencor Tatuado y a través de una misteriosa justiciera, Aida (Diana Lein), las víctimas intentan sanar un poco.

Su estelar, Diana Lein, aclara que Aida no busca la venganza, sino la justicia, porque no se trata de matar a los abusadores, sino «que aquel que violenta a una mujer sepa lo que es no poder olvidar lo que te hacen».

Lamenta que las víctimas de feminicidios y otros abusos constantes, no pueden volver a ser las mismas; independientemente del daño físico, cuando se sobrevive, el daño mental es brutal.

Es por ello que en esta cinta, contada en una violenta e ingobernable Ciudad de México de los noventa, con la policía cómplice de los delincuentes, las mujeres violadas buscan justicia a través de Aida, quien seduce a los abusadores, los narcotiza y  tatúa para que nunca olviden que hicieron.

En la premier para prensa en la Cineteca Nacional, su director, Julián Hernández, recuerda que ya con el gran anhelo de llegar a más público que con sus películas anteriores, la idea de un filme de aventura y un personaje transgénero, en los noventa conoció a la guionista Malú Huacuja del Toro.

Más información aquí: https://bit.ly/39yn2X7