AQUILA, Mich., 8 de octubre de 2019.- Hasta este lunes por la noche, a 8 días del paso de Narda por la costa / sierra nahua michoacana, no ha llegado la ayuda urgente anunciada y prometida por el secretario de Gobierno Carlos Herrera para los damnificados por la tormenta tropical, ni despensas, ni maquinaria, así se informó en los gobiernos municipales aquilense y coahuayanense, donde pese a las adversidades siguen atendiendo las contingencias con el apoyo de municipios vecinos, de empresarios amigos, y de contraer deudas que no saben cómo las van a pagar.

En Coahuayana, la necesidad de ayuda alimenticia hizo crisis el viernes, y solo llegó de los municipios de Coalcomán y Chinicuila, pero del Gobierno de Michoacán nada pese a que el titular de la Segob anunció que ya salía el apoyo urgente a los municipios de la costa, sin que esta llegara, ni la primera promesa de 600 despensas, la mitad de las cuales dicen estarán disponibles mañana martes en la bodega de La Placita. De maquinaria, no ha llegado absolutamente nada.

En Aquila, con más 6 mil indígenas nahuas incomunicados, más de mil 500 viviendas destruidas, más de mil kilómetros de terracerías afectadas por Narda, en su visita el secretario Carlos Herrera entregó 600 despensas que fueron insuficientes y hasta ahora nada más ha llegado del Gobierno de Michoacán, siendo el resultado que hasta este lunes por la noche, aún hay muchas localidades que siguen incomunicadas por tierra.

Coalcomán y Chinicuila apoyaron a los damnificados de Aquila con ayuda alimenticia principalmente, y con una máquina chinicuilense para abrir accesos a localidades vecinas de este municipio.

El viernes el secretario de Gobierno Carlos Herrera anunció la declaratoria de emergencia del Gobierno Federal para los municipios de Aquila, Coahuayana y Lázaro Cárdenas, empero, 8 días después del paso de la tormenta tropical Narda y de las afectaciones dejadas, a la costa / sierra nahua michoacana no ha llegado ningún apoyo, ninguna despensa, ni una máquina que ayude a volver a la normalidad a los aquilenses y coahuayanenses.