COMALA, Col., 2 de septiembre de 2019.- En la plaza central de la comunidad indígena de Suchitlán, del municipio comalteco que encabeza Donaldo Zúñiga, se desarrolló el Séptimo Encuentro Estatal de Danzas de Origen 2019, auspiciado por la Sedescol con el gobierno estatal.

Se dedicó espacio al iniciador de este encuentro de danzas, Antonio Enciso Núñez, que apenas el pasado mes de febrero falleció, después de ello, el alcalde de Comala, dirigió unas palabras de bienvenida, “pido doble aplauso para quien era alma y cuerpo de este evento, al hombre que entregaba con pasión en cada evento y manifestación popular, todo su talento y seguro estoy que está en el cielo, adornándole y haciendo honores al Señor, al maestro Antonio Enciso, que estoy seguro, está aquí presente”,

Acto seguido el templo del lugar, tiñó sus campanas, y los caracoles ensordecieron el lugar con su sonido, ante las lágrimas de su esposa y su madre, donde Donaldo Zuñiga, agradeció hasta la eternidad su participación para ayudar a la comunidad indígena de Suchitlán, población de lengua natural Nahuatl, que abraza su cultura y sus tradiciones.

Acto seguido, se llevó a cabo el enrose, que son collares de flores en manera de agradecimiento de la comunidad de la forma de hacer gobierno con este encuentro de pueblos indígenas, a cada una de las autoridades, desde los dos viejos sabios, así como al alcalde de Comala, Donaldo Zuñiga, al representante de los Derechos Humanos del Estado de Colima, a la representante del gobernador, la Secretaria de Turismo, Mara Iñiguez, el representante de Sedescol, Daniel Fierros Ceballos; Santiago Saldívar Mejía, del Instituto de Pueblos Indígenas de Jalisco; Remedios Olivera Orozco, Araceli García Muro, ambas diputadas del Congreso del Estado, de la cartera de asuntos indígenas, derechos humanos y atención a los migrantes y Fernando Macedo Cruz, con la representación del rector de la Universidad de Colima, entre otros representantes.

Después de ello, y de haber sido purificados por los chamanes con incienso y colocadas sus coronas y cetros de pan para dotar de sabiduría como autoridades y poder dirigir a sus pueblos y hacer un buen gobierno, después de llevar hacia el Mictlán, Antonio Enciso Núñez, la representante del gobernador, Mara Iñiguez, secretaria de Turismo, refirió sus palabras hacia las enseñanzas del homenajeado.

“Suchitlán, es una comunidad que nos tiene sumamente orgullosos, son parte de nuestras tradiciones y costumbres, que conforme más los conocemos, más cuidamos de ellas y de nuestro estado, es importante enaltecer a los pueblos indígenas, nuestra gastronomía, cultura y raíces, y seamos parte de esta fiesta, la pongamos muy en alto en Colima, y en el resto del país lo que estamos viviendo”.

Señaló haber aprendido de su padre, que debe acudir con las personas que saben de un tema que ella no conozca y así acudió con Antonio Enciso, del que aprendió y vivió mucho, “esta escultura que nos representa ante el mundo de un xoloitzcuintle, que está transmitiendo otro xoloitzcuintle, el conocimiento, nuestro perritos colimotes, fue una excelente explicación que me dio el maestro Enciso, fue donde juntos concluimos que la figura debía llamarse, guardianes de tradición usos y costumbres y eso es Enciso para nosotros un guardián de tradiciones de nuestro estado, mucho le aprendí”.

Acto seguido, se presentaron las cinco danzas que se presentaron en este Séptimo Encuentro en Suchiltán, abriendo Sonajeros de Tecomán, ataviados con sus trajes de costales de ixtle y sus máscaras, de los diferentes animales del monte las que son realizadas a mano con vistosos colores.

Después de ellos, llegaron con sus palos y vistosos colores con las banderas de España y México, los Danzantes de “Cruz de Piedra” de Coquimatlán, con La Conquista Española, con una expresión divertida, para dar paso a la expectación de los pequeños y punto de gracia en el encuentro de danzas como fue Los Chayacates de Ixltahuacán, que rindieron honor a la esposa de Antonio Enciso.

Los pequeños y grandes, explotaron en aplausos al ver entrar ante los sonidos fuertes de tambores y caracoles, las plumas de faisan, los penachos multicolores, las sonajas en sus manos y sus pies, ante los gritos unísonos de la danza prehispánica de Manzanillo, y cerrar, la Danza Apache de Tecomán, de las predilectas de Antonio Enciso, con más de 100 años de tradición con su tambor y chirimía trasmitida por generaciones de la familia Reyes.

Al final, Sedescol organizador del Encuentro de Danzas, regaló cientos de arbolitos que se habían utilizado en el escenario a todos los asistentes, así como piezas de pan para seguir una bella convivencia entre los danzantes y el público que buscaba tomarse una foto con estos personajes de nuestra cultura en el bello Suchitlán.