CIUDAD DE MÉXICO, 15 de mayo de 2019.- San Isidro nació en 1082 en una familia de campesinos muy pobres, por este motivo sus padres no pudieron enviarlo a la escuela, pero en casa le enseñaron el amor a Dios, la caridad con el prójimo y la importancia de la oración y los sacramentos.

De acuerdo al recuento de su historia, documentado por la Agencia Católica de Informaciones, quedó huérfano muy pequeño y a los 10 años se empleó como peón de campo en una finca cerca de Madrid (España). Más adelante se casó con Santa María de la Cabeza.

Más información aquí.