Pintó bien el reencuentro entre los presidentes de Canadá, Estados Unidos y México. Además del meritorio esfuerzo de Joe Biden para restablecer los reencuentros que no se producían desde 2016, el compromiso de dejar de tratar a México como el patio trasero a cambio de un trato entre iguales fue una muy buena señal, con todos los compromisos que ello implica.

Sin duda que este momento es clave para los objetivos conjuntos de salir avantes de la pandemia, reiniciar el crecimiento regional, resolver los temas de la migración, atender los reclamos del cambio climático y encontrar salidas el tema del mercado productivo y comercial.

Sorprendió sin duda la propuesta de López Obrador de replantear el fortalecimiento del mercado comercial de la región, ante datos demoledores como que Canadá-EU y México cubren el 13 por ciento del mercado internacional, mientras que China domina el 14.4 por ciento.

Como van las cosas en tres décadas más China podría tener presencia en el 42 por ciento del mercado mundial en tanto Canadá-EU y México quedarse con el 12 por ciento, que en otras palabras podría dar lugar a una guerra comercial mundial.

Un comentario interesante de AMLO fue reconocer que es posible que la región produzca lo que consume, para lo cual sería necesario un programa de inversión productiva para sustituir importaciones sobre todo las de Asia, así como la propuesta de aprovechar la mano de obra regional y desarrollar programas de migración productivos.

Y ojo, Biden planteó el necesario avance de la democracia para darle estabilidad a la región. Nunca habló de ratificación y menos de revocación de mandato.

AMLO recibió buen trato, no salió con que tiene otros datos, pero sin duda le pedirán reciprocidad sobre todo en temas pendientes y espinosos como el de la contrarreforma eléctrica y, mientras se ve el tema de la migración, México mantendrá el papel de contenedor del flujo migratorio. A cambio México espera beneficiarse con la ley migratoria pendiente en el Congreso de EU, así como de las vacunas y tratamientos que ya apartó el gobierno de Biden.

El tema de la inseguridad es delicado porque puede convertirse en talón de Aquiles. Pero en el balance las cosas pintan distintas a las estrategias de choque que impulsaba Trump. Biden planteó algo que no se escuchaba hace mucho tiempo, que puede ser este el tiempo de forjar nuevamente un futuro promisorio. A ver cómo lo aterrizan.

Andan desatados Cualquiera diría que tras este lucidor encuentro, Marcelo Ebrard se echó a la bolsa a quien hará realidad sus sueños de ser el candidato en 2024, pero conociendo a #YaSabenQuién, no hay garantía de nada.

En la otra esquina. Aunque la encuesta de El Financiero mostró que el 54 por ciento de los capitalinos está en desacuerdo con las giras que realiza para promoverse, la jefa de Gobierno no le baja ni una rayita a su autopromoción.

Ahora resulta que es fan de la Fórmula Uno, cuando estuvo a punto de prohibirla; anda de piquete de costilla con el Checo Pérez, sorprendió a todos cuando reveló su afición al beis y ahora promueve a la CDMX para que sea la sede del primer partido del mundial de futbol en 2026.

Y mientras Marcelo anda en la talacha diplomática, la señora busca votos regalando la tarjeta Claudia y comiendo tacos sudados de canasta.

Por cierto, Ricardo Monreal también anda en lo suyo y no se baja del ring. Ayer presumió al Canelo Álvarez como su entrenador pa´lo que se ofrezca. Y como se ve que no quiere que lo traten como puching-bag, presumió que el Canelo, “viene a darme consejos” para ser campeón.

Columnómetro de Aquiles Baeza

1.- De vuelta a la realidad nacional, José Woldenberg sintetizó de esta manera la embestida contra la UNAM, el INE, el Banxico, la SCJN, el INAI y otros organismos y universidades públicas.

“Todas las instituciones autónomas están sufriendo el acoso del gobierno. Da la impresión de que se quiere alinear toda esta constelación de instituciones a la voluntad presidencial”.

Las instituciones autónomas no son islas autárquicas, tienen su razón de ser y dan sentido a otras funciones del gobierno.

En el marco del Seminario en defensa de las autonomías e instituciones presentado por la Cátedra Francisco I. Madero, sesión coordinada por Fabiola Franco y en la que participó Marcela Ávila Eggleton, Woldenberg dijo que a veces se tiene la impresión de que el modelo que se tiene en la cabeza es el de regresar a un presidencialismo del siglo pasado, con facultades que Carpizo llamó metaconstitucionales.

No se entiende, dijo el ex presidente del IFE, que la democracia implica también un poder regulado, fragmentado, vigilado y fórmulas para que las personas puedan defenderse de los actos de autoridad.

Parece que quieren que todo esté subordinado al presidente, una alineación de los organismos autónomos, de las organizaciones civiles, los medios de comunicación.

Por ejemplo, citó el caso de las declaraciones del presidente sobre la UNAM, descalificaciones que desde para Woldenberg fueron equivalente a un llamado a desestabilizar a la máxima casa de estudios para someterla.

Esto también se ha visto en el INE por las resoluciones que no gustan a la presidencia.

¿A quién debe responder al Presidente o a la Constitución? Es la pregunta.

Vivimos un momento complicado, dijo y lanzó “creo que las instituciones sabrán enfrentar estos retos”.

2.- Endosan a periódicos la crisis en el CIDE. Cuando todos pensábamos que no iría más lejos, el director interino del CIDE abrió el baúl de las conspiraciones para acusar a los medios masivos de comunicación de emprender una campaña de desprestigio, entre otros a El Reforma (sic), El Universal y El País.

Aseguró que a la académica Catherine Andrews no la corrieron sino que solo la removieron de sus funciones de Secretaria Académica, ah, qué barbaridad, la verdad es que para efectos de la grilla de callejón es lo mismo, ¿o no?

La renuncia de Sergio López Ayllón a la dirección del CIDE apenas el primero de agosto, mostró que el Conacyt está en la agenda de los organismos incómodos a la 4T.

José Antonio Romero Tellaeche como director interino comenzó a operar para quedarse definitivamente en el cargo removiendo a Andrews y a Celine González Shont, directora de evaluación académica.

No pasó de noche que el director del CIDE región centro, Alejandro Madrazo, fue removido también por el director interino “por pérdida de confianza”, válgame.

¿De quién es la mano que mece la cuna, eh?

3.- Tachan de la talis a Menchaca. Pues qué creen que Julio Menchaca quedó fuera de la talis que se supone definirá al candidato de Morena a la gubernatura de Hidalgo, todo por su afición a usar taxis, pero aéreos.

En esta operación el que cayó para arriba fue el cantante Francisco Xavier Berganza.

Pero igual, la decisión viene de otra parte.