CIUDAD DE MÉXICO, 10 de agosto de 2018.- Un bioplástico a base de cáscara de mango con propiedades similares a los PET convencionales que a futuro podría servir para crear botellas, cubiertos, platos y vasos desechables, fue desarrollado por estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La innovación de los alumnos del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 6 Miguel Othón de Mendizábal fue rescatar desechos orgánicos para fabricar un material biodegradable con un tiempo de vida de seis meses, el cual es flexible y se puede reutilizar como abono o composta.

Más información aquí.