CIUDAD DE MÉXICO, 28 de marzo de 2020.- En plena fase 2 del coronavirus, México tiene una última oportunidad para contener la propagación desbordante de la epidemia, advirtió enfático el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

En un llamado urgente a toda la nación desde Palacio Nacional, el vocero federal de la emergencia sanitaria apeló a la responsabilidad desde lo individual a lo colectivo y aseguró que si el país entra a la fase 3 sin haber reforzado esta cuarentena, el desenlace será lamentable e indeseable.

«El llamado que hacemos hoy a la sociedad mexicana es a una reflexión en donde quede muy claro que se requiere reforzar el cumplimiento real de estas medidas, es una responsabilidad de todos y todas y es nuestra obligación cumplirla cabalmente y en forma enérgica, sincrónica y consistente».

Reiteró que todos debemos contribuir para lograr reducir la intensidad de esta epidemia, por lo que se requieren adoptar las medidas incluidas, no solo aquellas de cuido personal, si no aquellas masivas de inmovilización, reducción de actividad laboral y concentración en espacios públicos de forma masiva.

México cruzó la línea en la que los casos comienzan a crecer de manera acelerada. «Esto es impostergable, es nuestra última oportunidad de hacerlo y hacerlo ya y esto requiere que de manera masiva nos restrinjamos y nos quedemos en casa», sentenció.

Al enunciar tres veces Quédate en casa, Quédate en casa, Quédate en casa, López-Gatell manifestó que es la única manera de reducir la transmisión de este virus que hasta este sábado 28 de marzo registra 16 defunciones y 848 casos confirmados.

Reiteró que «todo mundo tiene que quedarse en casa», y sólo aquellos que tengan una actividad crítica en la que deba salir a la calle, podrían hacerlo.

«Nadie quiere vivir esa situación, porque de llegar a ella, es incontenible», aseveró.

México, que hasta hoy se encuentra en la fase 2 y la línea apunta hacia lo vertical, ya ha frenado la mayoría de las actividades de concentración masiva como escuelas, labores de gobierno y actividades recreativas, pero los ciudadanos que no tienen que trabajar, continúan saliendo a la calle.

Hasta este 28 de marzo, México registra 848 casos confirmados. En un panorama nada alentador, 8 de cada 10 mexicanos podrían contraer la enfermedad de manera leve, pero una parte requerirá hospitalización, y de saturar los hospitales, muchos fallecerían.

«Estamos ya en un periodo en un aumento exponencial en el número de casos, hasta hoy no hemos rebasado los mil casos confirmados»

«Todavía tenemos la oportunidad de frenar la transmisión de este virus. No es posible ni aquí ni en ninguna parte del mundo evitar la epidemia», insistió.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud adelantó que la fase 3 que se avecina es la parte más difícil, que conlleva el peligro grande de que se saturen los hospitales.

«La única manera de reducir hoy la transmisión es quedándonos en nuestra casa, en forma masiva, todas y todos en un periodo estipulado de un mes», sostuvo durante el balance diario acompañado de funcionarios federales y miembros de equipo técnico y científico.

«Esto no significa, como lo hemos dicho desde el principio, que se va evitar que sigan aumentando los casos. Que quede muy claro, seguirán aumentando los casos y va haber casos graves y va haber muertes», expresó.

«Lo que se puede lograr es que se retarde la velocidad de contagios y que entonces, cuando lleguemos a la fase de máxima transmisión que aún no ha llegado pero que inescapablemente llegará, los hospitales tengan suficientes camas para poder atender a los casos», sostuvo Hugo López-Gatell.