CIUDAD DE MÉXICO, 19 de marzo de 2020.- El director de la Facultad de Derecho de la UNAM, Raúl Contreras Bustamante, admite sin tapujos no solo que está preparado para la continuidad con rumbo, sino que está listo para aportar más resultados.

Entrevistado en Ciudad Universitaria durante un relax por la contingencia impuesta por el coronavirus, el académico proclamó que los principios y la ética pública son el punto de partida de cualquier propuesta.

Mientras todo mundo habla sobre la crisis de salud pública, la vida sigue.

Hay otros temas de importancia en la agenda nacional, como el nombramiento del director de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, que tendrá lugar en los próximos días.

Por esa razón y porque es la Facultad que alberga la mayor cantidad de estudiantes de derecho en el país (más de 13 mil), la charla con el doctor Raúl Contreras Bustamante no solo es casual, sino imprescindible.

Él, es público, no solo se encuentra en la terna para la renovación del cargo, sino que inclusive se le considera el favorito en este proceso.

—¿Cómo se define usted, doctor?

—Como una persona que da resultados y antepone los principios y la ética pública como valores cardinales en la vida.

—Generalmente se considera que las posiciones de poder desgastan: ¿considera que es su caso?

—Esta es una posición académica, no una posición de poder, y de ninguna manera me siento desgastado. Es verdad que el ejercicio de cargos de responsabilidad tienen implicaciones que pueden ser positivas o negativas. En mi caso hemos dado resultados medibles y objetivos para fortalecer a la Facultad de Derecho de la UNAM, a cuyos alumnos se prepara no sólo como abogados, sino como juristas, lo que implica una formación integral.

—Afirma que ha dado resultados medibles. ¿Puede abundar en ese aspecto?

—Con gusto. En estos cuatro años se han logrado varios cambios importantes: actualizamos el Plan de Estudios para ajustar nuestros programas abrevando de las necesidades que surgen con la evolución del Derecho. Aprobamos e instalamos la primera Comisión de Equidad de Género en la UNAM, mucho antes de que estuviera en la agenda de la discusión pública. Integramos el primer Consejo Técnico paritario. Ampliamos las oportunidades de superación académica de nuestros estudiantes abriendo espacio a las personas con discapacidad para garantizar el principio de igualdad. Ensanchamos nuestra oferta de Educación a Distancia en la licenciatura, lo que facilita el acceso a estudiantes que trabajan y a quienes viven en el interior del país. Hoy tenemos en marcha todo un protocolo para funcionar en línea y a distancia ante la emergencia sanitaria. La forma de trabajar de la facultad ha generado que, por primera vez, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) la considere su interlocutor y haya suscrito un convenio de colaboración que ampliará las oportunidades de desarrollo de alumnos y profesores. Unidos, estudiantes, trabajadores, académicos, personal administrativo y directivos, hemos enfrentado y detenido intentos de paro y de toma de instalaciones, evitando que la Facultad sea rehén de intereses ajenos a la superación académica.

—Hemos visto que ha sido objeto de cuestionamientos: ¿qué tiene que decir al respecto?

—Siempre que se apuesta al cambio se afectan intereses de distinto tipo. Mi trabajo está a la vista de todos y puedo afirmar que en todo momento he actuado en beneficio del interés superior de la Facultad y sus alumnos. Las críticas son bienvenidas, así como los más distintos puntos de vista que pueden diferir de lo que se ha hecho. Yo privilegio la libertad de expresión para que cada quien norme su criterio.

—Si es reelecto, ¿cuáles serían sus propuestas?

La información completa aquí: https://bit.ly/3bczPiq