Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Café al momento / Noemí Herrera

Noemí Herrera / Quadratín Colima
 
| 23 de junio de 2017 | 8:32
 A-
 A+

Gobernanza electoral

Antes de abordar de manera puntual el concepto de gobernanza electoral, es importante partir de la implicación que tiene el primero de estos dos términos; el cual surge como parte de la nueva gestión pública en la década de los noventas del siglo pasado y que si bien tiene múltiples acepciones, el concepto manejado por la Organización de las Naciones Unidas, hace referencia a que “la gobernanza se considera buena y democrática en la medida en que las instituciones y procesos de cada país sean transparentes”; por lo que se incluyen una serie de elementos que tienen que ver con el ejercicio de libertades entre las que se encuentra la celebración de elecciones periódicas, libres y auténticas.

En este sentido es importante considerar que la gestación del término gobernanza obedeció a la transformación del estado-nación paternalista que se vio incapaz de dar respuesta a las múltiples demandas de la sociedad, por lo que para que el “gobierno pudiera gobernar” fue necesario aperturar canales que incluyeran la participación de la sociedad como un ente coadyuvante en la instrumentación de soluciones comunes.

El termino gobernanza implica la suma de una sociedad civil, que haga uso de las vías que las normas establecen; en términos dogmáticos nuestro país se encuentra robustecido, sin embargo en el aspecto práctico, como ciudadanía aún nos falta hacer uso de herramientas que están a nuestro alcance en materia de transparencia, rendición de cuentas, construcción de candidaturas independientes o formas de democracia participativa, por mencionar algunos.

Al pasar al terreno de gobernanza electoral, la esfera administrativa de los procesos electorales juega un papel fundamental en su construcción, no obstante el rol que desempeñan otros componentes del sistema electoral que contribuyen de igual forma en la generación de empatía y confianza en torno a la democracia procedimental; de ahí que en términos conceptuales se incluyan aspectos propios de la esfera legislativa con la construcción de las reglas y lo relativo a las resoluciones de las disputas que caen en el terreno jurisdiccional.

La medición de la gobernanza electoral va de la mano con el desempeño que juegan en su conjunto las instituciones que crean el marco normativo bajo el cual se llevarán los comicios, junto con aquellas que organizan y resuelven la competencia electoral; sostenidas en tres grandes principios independencia, imparcialidad y profesionalismo; de ahí que el imperio de la ley deba verse con la adopción de medidas que generen las condiciones propicias para fortalecer el ejercicio pleno de garantías y derechos de los ciudadanos.