Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Café al momento / Noemí Herrera

Noemí Herrera / Quadratín Colima
 
| 07 de septiembre de 2017 | 7:32
 A-
 A+

Visión local en un sistema nacional

El pasado martes tuve el gusto de participar como comentarista en la presentación del libro “El proceso electoral 2014-2015. Una visión desde lo local”, publicación editada por el Instituto Electoral del Estado de Querétaro, misma que contiene desde diferentes ópticas un balance de lo que constituyó la primera elección después de la gran reforma del 2014, con la concurrencia de 17 entidades federativas en la celebración de comicios, junto con la intermedia a nivel federal, en la que se renovó la cámara baja.

La edición, coordinada por el Consejero queretano Luis Octavio Vado Grajales, se conforma con 14 ensayos que brindan una gran flexibilidad a la persona interesada en su lectura, al elegir el tópico que le resulte más interesante dependiendo del campo de estudio con el que se identifique, o el ver de forma integral los tres grandes apartados que se señalan en la parte introductoria; el primero, dedicado al estudio de las modificaciones constitucionales y su impacto en general; un segundo, centrado en la experiencia de Querétaro; y el final, que se enriquece con aportaciones locales, provenientes de otras entidades federativas.

Desde luego que vale la pena en este momento hacer una valoración de lo vivido en el pasado proceso electoral, justo porque el día de mañana arranca a nivel federal el más grande reto en esta materia, al iniciarse de manera formal el proceso electoral 2017-2018, en el que como ya hemos dado cuenta representa la elección más grande en la historia de nuestro país.

El hecho de ver plasmadas en un texto, experiencias de otras latitudes, nos permiten diseñar vías alternas para cumplimentar de una mejor manera las atribuciones que la ley otorga, es destacable por ejemplo el hecho de que la entidad cuna de nuestra constitución, vio consumado el principio de paridad en la integración de su congreso local, al lograr su conformación con 13 mujeres y 12 varones, destacando que la autoridad electoral local no tuvo que realizar sustituciones en las listas de los partidos para lograr este equilibrio.

De igual forma encontramos coincidencia en el aspecto de la comparecencia personal de la ciudadanía para manifestar su apoyo a los y las aspirantes a Candidaturas Independientes, limitante que en el caso de Querétaro se vio superada, vía autoridades jurisdiccionales, que modificaron dicha disposición; lo cual les permitió garantizar esta prerrogativa ciudadana; afortunadamente nuestra legislación ha sido modificada en este rubro, con una visión progresista.

El tema del costo de la elección, es un elemento más en el que encontramos similitudes, no solamente en el rubro de financiamiento público que fue incrementado en forma considerable, sino también en el propio costo operativo de la elección y la implementación del nuevo modelo de mesa única el día de la jornada.

Grandes retos se vislumbran en el corto plazo, fundamentalmente aquellos que tienen que ver con garantizar de forma plena los derechos político electorales en todos los niveles; desde el tránsito armónico de la aplicación de los principios constitucionales de paridad y reelección, hasta el de cada uno y cada una de quienes ejercemos la ciudadanía al participar en un proceso electoral.