Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Cafe al momento / Noemí Herrera

Noemí Herrera / Quadratín Colima
 
| 22 de febrero de 2018 | 8:15
 A-
 A+

Elección consecutiva

Uno de los grandes retos de las elecciones de este 2018 -que constituyen la prueba máxima del sistema electoral nacional-, es el que se refiere al tema de elección consecutiva; la cual fue incorporada en la reforma político electoral del 2014, como parte de los compromisos signados en el Pacto por México, en el apartado de “Acuerdos para la gobernabilidad democrática” en donde se plasmó la necesidad de realizar modificaciones que hicieran funcional el régimen político de nuestro país.

En tal virtud, la reforma constitucional del 10 de febrero de 2014 reconoció la posibilidad de reelección como una modalidad del derecho a ser votado, tanto en el ámbito federal, como local, dejando en la segunda de las esferas, libertad de configuración legislativa, ajustadas a las determinaciones establecidas en los disposiciones de la Carta Magna; es decir, las legislaturas de las entidades federativas fueron las encargadas de instaurar en las constituciones de los estados los términos de la elección consecutiva para los miembros de los ayuntamientos y de los congresos locales, quedando estipulado en el caso de la Constitución de nuestra entidad, el derecho a elegirse consecutivamente para el mismo cargo, por un período adicional a quien ostente una diputación o se desempeñe como titular de una presidencia municipal, sindicatura o regiduría; replicándose en ambos casos la disposición suprema de que la postulación sólo podrá ser realizada por el mismo partido o por cualquiera de los partidos integrantes de la coalición que los hubieren postulado, salvo que hayan renunciado o perdido su militancia antes de la mitad de su mandato.

Sin embargo, en términos reglamentarios, el tema presenta un cúmulo de hipótesis más, que seguramente habrán de surgir en fechas próximas, cuando sea puesta en práctica esta nueva modalidad del derecho a ser votado; que busca la profesionalización de los servidores públicos, quienes serán sometidos al escrutinio popular en un mecanismo que contribuye a fortalecer el sistema de rendición de cuentas, lo cual es visto como un vínculo más estrecho con el electorado.

En el caso particular de las y los diputados, que pretendan ser postulados para una elección consecutiva, la legislación local establece que no será requisito separarse del cargo, lo cual va acorde con las ventajas plasmadas en la exposición de motivos de las iniciativas que dieron vida a la reelección inmediata, destacando, entre otras, el contar con representantes mayormente calificados para desempeñar sus facultades, a fin de propiciar un mejor quehacer legislativo, generando un entorno más benéfico para la construcción de acuerdos.

El tema es de desafíos, existe poco construido, nos corresponderá sentar los precedentes, de acuerdo a nuestros límites competenciales con una visión de potenciar derechos; la elección consecutiva es una opción más para el electorado, quien determinará con su voto, la continuidad o la alternancia de un proyecto.