Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Café al momento / Noemí Sofía Herrera Núñez

Sofía Noemí Herrera Núñez / Quadratín Colima
 
| 24 de Febrero de 2017 | 8:00
 A-
 A+

Paridad Sustantiva

El término paridad se refiere fundamentalmente a garantizar la participación equilibrada de mujeres y hombres en todos los ámbitos de la sociedad, de manera particular en los que se refieren a la toma de decisiones. Han sido décadas en las que se han llevado a cabo luchas desde distintas trincheras, en aras de lograr el reconocimiento expreso de medidas que permitan equilibrar los espacios de participación política entre hombres y mujeres.

En el año 2014, se incluyó a nivel constitucional la paridad entre los géneros, señalando el artículo 41 de nuestra carta magna -que se refiere a los objetivos y fines de los partidos políticos-, la necesidad de fijar reglas para garantizar dicha paridad en candidaturas a legisladores federales y locales; situación que fue replicada en nuestra constitución local, estableciendo además de lo relativo a las diputaciones locales, lo concerniente al nivel municipal; es decir, el ámbito legal cuenta con la obligación de realizar un registro de candidaturas apegado a la norma paritaria.

El carácter que guarda la paridad en nuestro contexto social, es el de un principio democrático y permanente que tiene como meta final, lograr una igualdad sustantiva en nuestra comunidad; es decir se pretende que la igualdad no se quede como un mero principio jurídico reconocido en las leyes y textos formales, en los que se establece que las mujeres y los hombres tenemos las mismas oportunidades y posibilidades; sino que se acceda realmente a lo que garantiza la ley.

El amplio transitar que se ha desarrollado con la implementación de diversas acciones afirmativas nos han permitido avanzar en la conquista de espacios públicos ya sea a través de un sistema de cuotas o mediante la aplicación del principio de alternancia entre géneros; acciones que indudablemente han permitido escalar de forma paulatina los porcentajes de participación de las mujeres; sin embargo también es importante precisar los vacíos que aún quedan por cubrir para lograr la conformación paritaria en los órganos de gobierno, fundamentalmente en la integración de los cuerpos colegiados emanados de procesos electorales; toda vez que si bien el principio de paridad se cumple al momento del registro de candidaturas, la composición de los órganos de gobierno en la mayoría de los casos se aleja de esta pretensión.

Existen temas pendientes de cara al próximo proceso electoral, los cuales serían necesarios atender a nivel legislativo, se requiere la inclusión con claridad de aspectos primordiales como son el garantizar la doble dimensión en las candidaturas municipales, y el mandato a las autoridades de que, en caso necesario, se realicen los ajustes requeridos para alcanzar la paridad en la integración de los ayuntamientos y los congresos locales; pugnamos porque lejos de tratar de ver las disposiciones como “algo que debemos de cumplir”, empecemos a ver nuestro contexto social con otros ojos, con los de la igualdad.