Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Café al momento / Noemí Sofía Herrera Núñez

Noemí Sofía Herrera Núñez / Quadratín Colima
 
| 05 de julio de 2018 | 11:09
 A-
 A+

Jornada 1 julio 2018

La esencia de mi mensaje en la sesión permanente del 1 de julio de 2018.

El pasado domingo vivimos la jornada electoral más grande del país, en la que tuvimos el compromiso fundamental como integrantes de esta sociedad, de actuar con apego a la madurez democrática, anteponiendo las virtudes cívicas que delimitan el comportamiento de una colectividad.

El término virtud va de la mano con una disposición habitual para hacer el bien e implica la capacidad para generar un efecto positivo determinado por la razón, de ahí el llamado a que sea esta vía, la utilizada para poner en práctica un valor esencial de la vida democrática: la participación.

Y al referirnos a participación, por supuesto que reconocemos el amplio porcentaje del electorado inscrito en el listado nominal que acudió a votar libremente, así como a la oferta política contenida en cada una de las boletas electorales, que reflejaron la parte viva de las propuestas, presentadas en 3 coaliciones, 2 partidos políticos y 6 candidaturas independientes; las cuales buscaron a través del sufragio ocupar los 139 cargos a renovar en nuestra esfera local.

Un especial reconocimiento desde luego a los miles de ciudadanas y ciudadanos que desempeñaron la función de autoridad electoral en las 950 mesas directivas de casilla que se instalaron en todo lo ancho del territorio estatal.

Este es el segundo proceso electoral que desarrollamos con las normas constitucionales y legales establecidas en el año 2014, y el tercero tras el gran paso transformador en materia de derechos humanos; y es por mucho un proceso que da cuentas positivas de una visión progresista tras el reconocimiento expreso en nuestra carta magna de que todas las personas gozarán de los derechos humanos, una prueba de ello desde luego son las cifras que representan la totalidad de candidaturas registradas, donde de las 977 que engloban al gran total, 489 de ellas las ostentan mujeres y 488 recaen en hombres; además desde luego, del cumplimiento pleno por parte de todos los partidos políticos participantes, de la acción afirmativa emitida por el Consejo General del Instituto Electoral del Estado el pasado 6 de enero, en el sentido de que las listas de candidaturas a diputaciones por el principio de representación proporcional fueran encabezadas por mujeres.

Es indudable que los esfuerzos institucionales y legales jamás serán perfectos ni suficientes, sin embargo es importante reconocer el enfoque garantista que caracteriza este proceso con una óptica incluyente que permite el acceso a la participación en condiciones de igualdad.