• Premio Nacional de periodismo, en proceso de deliberación

[email protected]

El próximo 19 de noviembre se entregará el Premio Nacional de Periodismo 2020, al que convoca el Consejo Ciudadano de universidades e institutos, que otorga la máxima presea anual en ocho categorías.

Con el honor de ser jurado en esta ocasión, me permito informar que la participación masiva de concursantes, rebasó no solo las expectativas de número sino de calidad. Ahí sí, que la pandemia les hizo a los comunicadores, lo que el viento a Juárez.

Trabajo intenso eso de ser jurado, desplegar los ojos sobre páginas y páginas, imágenes de fotografías y caricaturas, a veces multicolores y los oídos, ya muy precarios, en voces por la radio y televisión y de nuevo los ojos para seguir la movilización televisiva que nos lleva a un informe inédito.

Ha sido agotador a veces, pero ¡que aventura!, ¡qué aprendizaje!, ¡qué experiencia! Quien diga que el periodismo mexicano está en crisis, es que se basa en el periodismo superficial, el de los intereses mezquinos.

Pero sí conviene aclarar que buena parte de los trabajos en concurso, provienen de medios importantes aunque hay muchos que no están en la palestra.

Los hay de medios públicos, de empresas privadas de comunicación, de prensa escrita conocida, de redes, de agencias y medios extranjeros, pero una parte son de revistas, radios comunitarias, periódicos pueblerinos.

La convocatoria se ha extendido a lejanas comunidades cuyos voceros periodísticos han retomado la invitación.

He comprobado que todo es abierto y plural; nada ha sido elitista.

Los problemas nacionales abordados por el premio de periodismo

Dos mujeres dan la cara, talentosas, en el Consejo Ciudadano, Karla Aguilar y Maribel Gil.

Todas las categorías del periodismo fueron retomadas por el Consejo y como si se convocara a algo unísono, los envíos se introducen en la vida nacional: sus problemas económicos, sus carencias, muertes, ausencias, desapariciones forzadas, migrantes, ambiente, et al, para llegar al humor, la poesía, las lenguas que hay que cuidar, los pensadores y personajes diversos que son entrevistados y muchos temas que se abocan a veces con insistencia, en los efectos de la pandemia y sus actores bienhechores.

Los concursantes tienen un alto porcentaje de mujeres, buenas investigadoras y reporteras. Se nota en los participantes, un compromiso con la verdad.

Los miembros del jurado con Roberto Fuentes Vivar como presidente, nos hemos reunido periódicamente para fijar las reglas de aplicación en un ambiente muy propositivo y natural.

Las mujeres, con mi excepción, son muy jóvenes.

Todos, ellas y ellos, me han sorprendido por su talento y capacidad de análisis.

La deliberación durará con trabajos diarios, a excepción de tres días, del 27 de octubre al 4 de noviembre. Se dará una conferencia de prensa para anunciar a los ganadores el 5 de noviembre y la premiación, como ya se dijo, será el 19 de ese mes.

Apoya el Consejo del premio a nuevos prospectos del periodismo

Un grupo del quinto semestre de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), hizo contacto vía el Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo para una charla sobre un género: opinión.

A lo largo del año, el Consejo realiza una serie de eventos de comunicación que se acentúan durante la etapa de calificación y deliberación del premio, sesiones semanales a las que asisten fotógrafos, caricaturistas, reporteros y maestros.

En el caso de los alumnos de la UJAT fue una sesión aparte, de plataforma, en la que estuvo presente también el profesor Erasmo Marín Villegas, con una concepción abierta, interesante, del periodismo y la preocupación central en este momento en el que la información es tan importante: ¿Cual es la situación actual del periodismo en México?

Preguntas similares surgieron de los jovencitos, muchos en el cercano arribo a la conclusión de la carrera.

La respuesta abordó ese extraño fenómeno del aumento en el columnismo casi siempre con fines políticos.

Grave porque ese aumento que prohija la opinión personal a veces utilitaria, cercena espacios para otros géneros que han disminuido como el reportaje, la entrevista, la crónica y la reseña.

Se insistió en esa charla en la necesidad de recuperar el sector a través de la ética, la formación íntegra en la cultura y el sentir de una profesión que debe tener una función social.

Ellos mencionaron a dos baluartes del periodismo mexicano, Manuel Buendía y Miguel Ángel Granados Chapa.

Por mi parte además de la charla, les leí algunas entradas de opinión de mis libros sobre el tema.