• El gobierno sigue su ruta aeroportuaria, pese a EU
  • Avanzan estudios y proyecto para construir Tulum
  • SCT: subsecretario Morán vs el secretario Arganiz

Los planes siguen. No importa la baja en la calificación de seguridad aérea de México, difundida ayer por parte de las autoridades de Estados Unidos.

No por eso se van a detener los proyectos en marcha del gobierno nacional en materia de aeronáutica civil y militar.

Es el caso de las obras de adaptación en Santa Lucía para dar vida al cuestionado aeropuerto Felipe Ángeles, las cuales siguen y seguirán su curso para ponerlo en servicio en marzo de 2022.

El propósito presidencial es presentarlo como una maravilla mundial, uno de los más modernos y funcionales del país. Lo será, dice el discurso oficial, pese a ser uno más de la red para el Valle de México sin las dimensiones del suspendido en Texcoco con gran costo para la nación. Pero tampoco se detendrán los estudios para echar a andar los trabajos de otra terminal, la de Tulum, en la Península de Yucatán.

Planeado desde el sexenio Felipe Calderón, había inversión privada para levantarlo, pero Andrés Manuel López Obrador ordenó dar marcha atrás.

Como Santa Lucía, se hará con cargo al erario y también se encomendará a personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Tulum empequeñecerá Cancún

Al frente estará el general brigadier Gustavo Ricardo Vallejo. Usted lo conoce porque tiene la tarea presidencial de entregar el Felipe Ángeles el año próximo para la primera etapa de vuelos.

Desde ahora se encarga de supervisar las pruebas de los expertos en mecánicas de suelo e impacto ambiental en la Riviera Maya.

¿Cómo se prevé? Ubicado a 100 kilómetros de Cancún, inicialmente tendrá dos pistas paralelas, capaces de recibir los mayores aviones del mundo, para operaciones simultáneas. Ambas pistas tendrán, según el diseño conocido, una longitud de tres mil 500 metros, separadas por 1.5 kilómetros entre sí.

El general Vallejo ya tiene un primer reporte para la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y Palacio Nacional: El estudio preliminar de obstáculos determinó que la aeronavegabilidad es posible, lo cual supone una buena noticia para las líneas provenientes de Estados Unidos, Canadá, Europa y Sudamérica.

Sin embargo, todavía faltan los peritajes sobre rutas de llegadas y salidas del espacio aéreo a fin de integrarlo al Sistema Nacional de Aeropuertos.

Estos se harán y no frenarán otro propósito: empequeñecer Cancún, para preocupación del Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur).

Grilla sin resultados en la SCT

1.- Pese a todo, no es fácil ocultar la trascendencia de la decisión de las autoridades de aviación de Estados Unidos.

La culpa la tienen los funcionarios mexicanos, esa lucha de poder del subsecretario Carlos Morán contra el secretario Jorge Arganiz para sucederlo. Esto acelerará remociones, pero hay un dato lamentable: México no tiene supervisores de aviones y aerolíneas.

2.- Esa mujer de tortillería, actualmente alcaldesa con licencia de Metepec, Gabriela Gamboa, tiene su propia historia. Es del grupo del panista Ulises Ramírez, quien la mandó a Morena cuando se peleó con Enrique Vargas, líder emergente del PAN.

Pero como es oficialista, ella puede amenazar con matar a la hija de sus contrincantes políticos con el peor de los lenguajes.

Y 3.- la senadora priísta Claudia Anaya Mota ha hecho un gran esfuerzo por la gubernatura de Zacatecas. Pero las elecciones se acercan y ella, indican las encuestas, no logra amenazar todavía al morenista David Monreal.