• UIF, persecución y legitimidad de Pablo Gómez
  • Supervisan a detalle movimientos de peñistas
  • Palacio agita el gabinete… y Bonilla no aparece

Las presiones se sienten en distintas oficinas. Desde la UIF les piden datos variados, todos sobre el pasado, ninguno sobre el presente.

Dicho de otra manera: todo contra ex funcionarios federales del sexenio de Enrique Peña Nieto y atrás, nada contra lópezobradoristas.

La petición de información llega a distintas áreas.

Al SAT de Raqueo Buenrostro, donde acaso están los mayores archivos de cumplimiento de obligaciones de todos los mexicanos.

A la CNBV de Jesús de la Fuente, dueña de los secretos de ahorro y movimientos de millones.

Al Registro Público, resumidero de compras y ventas con dineros bien y mal habidos, pero también ruta de riquezas disfrazadas.

El rastreo incluye hasta información extranjera, en especial de Estados Unidos –el Departamento del Tesoro y las agencias son pródigos en información– porque hasta allá llegan depósitos y compras de dineros en fuga.

La guinda alta de Nieto

¿Pero quién solicita tantos datos?

El organismo dirigido por Pablo Gómez, la UIF, desde donde Santiago Nieto se volvió uno de los hombres más poderosos de la actual administración.

Las razones de tanta búsqueda son muchas.

Este gobierno vive del y para el escándalo y desvelar trapacerías del pasado genera porras de la tribuna nacional en víspera de la consulta de la vanidad presidencial y de las elecciones de junio.

Lo primero reforzará una presidencia ávida de fama y loas populares, mientras lo segundo agregará al partido oficial varias gubernaturas para dominar al país políticamente.

Ese cruce de venganzas y fortalecimiento de poder parece ser el objetivo principal, pero también hay elementos institucionales y personales válidos.

Nieto dejó la guinda muy alta y hasta ahora Gómez, un parlamentario refinado pero sin experiencia de administración pública, no la ha alcanzado. Vaya, ni siquiera llena el hueco.

Pero el operativo de persecución de peñistas está en marcha y esperemos un tiempo electoral para saber hasta dónde ara y cuánto cosecha el gobierno.

¿Jaime Bonilla cuándo?

Una de las perspectivas era la ahora SICT. (En México todo es lo mismo o peor, mas el cambio de nombre gobierno tras gobierno es para ganar sello sexenal). Pero lo designaron, él pidió un plazo para vacacionar con sus nietos y a su regreso pasan los días, lo citan para darle posesión… y nada.

Es Jaime Bonilla, quien para el Día de Reyes ya tenía listo, con la venia presidencial, su equipo para asumir la Subsecretaría de Gobierno en Gobernación.

Se interpretó como un zape por aquello de no hacer más cambios de altos funcionarios en la administración federal, pero… Estos siguen y no aparece Bonilla: ¿Lo vetaron desde Bucareli, donde Adán Augusto López cada día se fortalece y asume las funciones más caras a su jefe, amigo y paisano?

Estas son en el siguiente orden: manejar los procesos electorales para el partido de Estado, tratar con gobernadores y otras fuerzas de Estado y legisladores para alejar toda presión sobre Palacio Nacional.

Ayer lo decíamos: Adán Augusto trajo el oxígeno faltante en la primera mitad de la 4t, cuanto eso pueda inducir.