COLIMA, Col., 15 de mayo de 2019.- A un horas de comparecer ante el Congreso local, el gobernador colimense José Ignacio Peralta Sánchez, señaló sobre el predio de la ex zona militar, «todo está bien y correcto».

Señaló que la transacción se remonta desde hace un año como parte de un acuerdo entre el Gobierno del Estado y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), asegurando que la documentación en su posesión está en orden y no hay operaciones fuera de lugar.

Señaló que el Gobierno del Estado de Colima solicitó un crédito de 410 millones de pesos a la anterior legislatura para acceder al mencionado terreno.

En conferencia de prensa, y acompañado de los secretarios de Administración y Gestión Pública, Kristian Meiners Tovar, y de Planeación y Finanzas Públicas, el ejecutivo señaló que el proceso de adquisición fue debidamente transparentado y enviado a dos instancias: el Archivo Histórico de Colima (que está a disposición pública) y otro al Congreso del Estado de Colima, puntualizando que el acuerdo de coordinación celebrado entre el gobierno estatal y la Sedena no se envío a solicitud de esta última instancia.

“No hubo actos de falta de transparencia; se dijo que faltaba un documento que no se estaba entregando y se dijo el porqué no se estaba entregando”.

Esta cláusula nueve del mencionado acuerdo especifica que no podrá hacerse público este documento hasta que concluyan las operaciones con el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN).

Peralta Sánchez dijo que el proceso terminó de concluir en el mes de febrero de este año por lo que el documento se hará público, siendo el titular de la Secretaría General de Gobierno (SGG) el encargado de enviar este oficio al Archivo Histórico y al Congreso del Estado, el día de hoy.

El ejecutivo señaló, que este trámite radica en dos incisos específicos; es necesario, dijo, conocer ambos para no malinterpretar la adquisición.

“El problema es que el INDAABIN no menciona en su respuesta que hace a través de los procesos de transparencia lo que dice el inciso B, que habla de que la recepción a título gratuito de ese terreno está condicionada a que el Gobierno del estado entregue la cantidad que resulte del avalúo que el propio INDAABIN hace de lo que vale el terreno”

El ejecutivo agregó que no fue la Sedena, si no el INDAABIN, quien desincorporó este terreno y lo otorgó a título gratuito al Gobierno Estatal, hasta que concluyan las obras en Loma de Fátima y utilizando el cien por ciento de los recursos del estado.

Explicó que el actual terreno de la Zona Militar fue comprado por el gobierno estatal, autorizado por el Congreso del Estado de Colima, y donado al Gobierno Federal.

Cuestionado por Medios de Comunicación sobre el porqué de la tardanza de esta información, Peralta Sánchez respondió que si bien el proceso físico concluyó en febrero, el proceso de escrituración aún no concluye, por lo que están esperando que este trámite finalice y así, obedecer lo estipulado en la cláusula nueve de hacer público todo lo referente a esta escrituración.