COLIMA, Col., 10 de julio de 2019.- Negando que se privatice la procesadora de carne del ayuntamiento de la capital colimense, Leoncio Morán Sánchez, alcalde capitalino, dijo que se está buscando un reordenamiento de dichas instalaciones, y se presta servicio de matanza que es la obligación de la comuna y se tienen pláticas con los trabajadores de la misma procesadora, pues esto le cuesta 25 millones de pesos a la administración y no es viable.

“En esta coyuntura lo que se está haciendo, es prestar el servicio de matanza, lo que es una obligación constitucional del ayuntamiento y se ha platicado con los trabajadores e introductores de ganado desde hace varios meses sobre la decisión que tomará el Ayuntamiento de Colima y solucionar el problema financiero que significa mantener la operación de la procesadora”.

Señaló que este es un buen momento para tomar alguna decisión al respecto porque la procesadora municipal de carnes no es autofinanciable, por lo que se ha buscado hacer un ordenamiento de esta área y en cuanto a los trabajadores, reiteró que no se deben sentir presionados ni temerosas, están en proceso de transición.

Expresó que se está actualmente en un proceso de transición para este tema con la intención de que los trabajadores de la procesadora se incorporen a la administración municipal, otros culminen su proceso de jubilación y aceptar la decisión de quienes opten por recibir su liquidación.

Bajo estas condiciones resaltó que se realiza un proceso de diálogo con los trabajadores y la gente que está involucrada con la procesadora, porque los 25 millones de pesos anuales que recibe la procesadora se podrían emplear en beneficio de los ciudadanos, en materia de inversión pública o apoyos sociales.

Reiteró que “si esto sigue creciendo, llegará el momento en que se va a tomar una decisión cuando ya no haya nada que hacer, y ahora hay la oportunidad de tomar una determinación, de ahí el diálogo con los trabajadores para garantizar su estabilidad y su tranquilidad”, subrayó.

Reconociendo que las condiciones que privan en la procesadora responden a un proceso histórico y no son las más deseables, “situación que no se puede permitir por más tiempo, por eso también la urgencia de tomar alguna determinación, porque el Ayuntamiento de Colima no tiene las condiciones financieras para hacer más inversiones”.

Mencionó que en la procesadora se sacrifican a los animales y se entrega el producto a los introductores y actualmente, bajo acuerdo con ellos y quienes los representan, para que a partir de una fecha ya determinada, el tema del deslonje y el reparto lo realicen ellos.

Aclaró que esta no es una responsabilidad ni obligación que tiene el Ayuntamiento de Colima, aunque admitió que se había venido haciendo así de manera histórica.

“Les planteamos en su oportunidad, darles tiempo para que tomaran las previsiones necesarias y se ha tomado una determinación en ese sentido y como parte de su negocio cada quien debe encontrar la manera de sacarlo adelante, y se dio la oportunidad de dejarlos que encontraran personas que hicieran la matanza y darles un espacio dentro de la Procesadora para evitar que se generen otros problemas y así se ha venido trabajando”, destacó.

Lo que, si es un hecho, subrayó, es que el Ayuntamiento de Colima se limitará a la responsabilidad de la matanza, que es lo que le corresponde y ya los otros servicios como el deslonje y el reparto lo tendrán que hacer quienes obtienen un beneficio económico por ello.

Confirmó que, en este sentido, los trabajadores deben estar tranquilos de ahí que se haya abierto el diálogo con ellos porque ahorita hay la posibilidad de hacerlo y como alcalde está comprometido a darles estabilidad laboral y los 25 millones de pesos anuales, le cuestan a la población que se podrían aprovechar para invertirse en otras acciones de beneficio para el municipio.