COLIMA, Col. 3 de diciembre de 2021.- El vicario general de la Diócesis de Colima, José de Jesús Ramos Hueso, indicó que la Iglesia católica respeta la ley y le apuesta a los valores de cada personas para no recurrir a la práctica del aborto luego que el Congreso del Estado aprobara las reformas a la ley para la despenalización del aborto en las primeras 12 semanas de gestación.

Consideró que todos los médicos, enfermeros y trabajadores de la salud, están a favor de la vida, pues esa es su labor, cuidar la salud y vida de quienes llegan a sus manos, “Aman, respetan y quieren ayudar a que se mantenga la vida de todo ser humano”.

Como iglesia católica no se condenará a las personas, a los médicos ni a nadie, que no permitan a los niños llegar a este mundo, yo creo que está la libertad (de abortar), pero dentro de esa libertad hay una moral cristiana, existe siempre una formación humana, pero con valores, lo aprendimos y los seguiremos predicando, los mandamientos, que no son inventos de la Iglesia, ni del papa ni de los obispos”, indicó.

Así mismo agregó que la Iglesia es muy cuidadosa del quinto mandamiento que es “No matarás”, ama la vida, “-la iglesia- respeta la vida en todos los momentos de la gestación, desde que viene el bebé en el vientre, hasta el último momento, cuando Dios nos llame en cualquier etapa de la vida”.

Ramos Hueso aseguró que como sacerdotes “escucharemos a cualquier mujer que tenga intenciones de abortar, le orientaremos y daremos opciones si no quiere tener con ella a su hijo, pues hay instituciones en donde se pueden dar en adopción. En esas instituciones ya hay personas que están esperando con amor, con alegría y con gusto a ese hijo”.

Dio a conocer que de 100 mujeres con intenciones de abortar, una vez que se le convence de que tenga a su bebé y lo de en adopción, “máximo son 5 las que finalmente dan a su hijo a otra pareja, pues lo sienten carne de su carne, además que en los casos en los que se entrega en adopción, la mujer sufre un duelo por la separación”.