COLIMA, Col., 2 de septiembre de 2019.- El Servicio Meteorológico Nacional dio a conocer que la tormenta tropical Juliette se localizó aproximadamente a 770 km al sur-suroeste de Cabo San Lucas, Baja California Sur, con vientos máximos sostenidos de 100 km/h, rachas de 120 km/h y desplazamiento al oeste-noroeste a 22 km/h.

El SMN también pronostica que para este lunes se prevén lluvias puntuales muy fuertes en Sinaloa, Durango, Tamaulipas, Veracruz, Oaxaca y Chiapas; fuertes en regiones de Sonora, Chihuahua, Zacatecas, Nayarit, Jalisco, Guerrero, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Intervalos de chubascos en Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes, Colima, Michoacán, Estado de México, Morelos, Querétaro y Tabasco, así como lluvias aisladas en Guanajuato y Ciudad de México.

Las precipitaciones podrían ser con descargas eléctricas y granizadas.

Vientos fuertes con rachas superiores a 50 kilómetros por hora (km/h) se pronostican para zonas de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz y Oaxaca.

Un sistema de baja presión con probabilidad de desarrollo ciclónico, localizado al nor-noroeste de las costas de la Península de Yucatán, la Onda Tropical Número 34, que se desplazará sobre el sureste de México, un canal de baja presión extendido desde el noroeste hasta el occidente del país, la afluencia de humedad proveniente del Océano Pacífico y la inestabilidad registrada en niveles altos de la atmósfera, son los sistemas meteorológicos que propiciarán las condiciones señaladas.

A las 7:00 horas, tiempo del centro de México, la zona de baja presión en el Golfo de México, con 40% de probabilidad de desarrollarse a ciclón tropical en el pronóstico a 48 horas, se localizó aproximadamente a 535 kilómetros (km) al norte de La Pesca, Tamaulipas, con vientos máximos sostenidos de 25 km/h, rachas de 35 km/h y desplazamiento lento al oeste.

Sus desprendimientos nubosos refuerzan el potencial de lluvias en el sureste del país y la Península de Yucatán.

Las precipitaciones recientes han reblandecido el suelo en algunas regiones, por lo que podrían registrarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en sitios urbanos.

Finalmente se exhorta a la población a extremar precauciones y permanecer atenta a los avisos de Protección Civil y de las autoridades
estatales y municipales.